Dienstag, Juni 26, 2007

Sobre la mesa de noche, la tristeza tiene gafas

Qué extraña sensación…que ella ya no esté, que su voz no resuene como un cantar, al fondo, después de las escaleras, antes de una ventana, antes del sol…cortinas transparentes…qué rara sensación.

Se cree que son los vientos del tiempo los que harán olvidar ese nudo en la garganta; se tiende a pensar que no será más que una casualidad en la que se recuerda para llorar, llorar mares por esa partida.
Cómo rogarle a la vida para que regrese el tiempo…cómo volverte a abrazar, tenerte entre mis brazos en un momento para eternizar, decirte al oído cuánto te adoro y cuánta falta me harás si algún día te vuelvo a perder…nostalgia de lo que no fue. Añoranza perfumada con rosas.
Domingo…ya había olvidado lo que eran los Domingos…son las cinco, son allá, es familia, es café y torta, es pensar que ya será Lunes, habrá que volver al trabajo, otros al estudio…¿qué rumoran las paredes? ¡Que hubo un incendio! ¡Que son los zapatos los que sostienen las puertas! ¡Que es la vida la que nos está cambiando!

Qué marcada sensación…que ella ya se fue, que su voz ya se apagó, que en el fondo de las escaleras ahora sólo se pinta el paisaje más triste del mundo, antes del umbral, después de un sofá, después de un cielo a punto de desplomar grises… tapetes encogidos, tapetes jorobados…qué triste sensación.

Kommentare:

Amónima hat gesagt…

Bueno, me vuelvo a asomar y te encuentro rondando a la tristeza sobre tu mesa de noche. Qué curiosa sensación, quítale las gafas para que ya no vea el camino y se pierda en otras habitaciones! Siempre te lucirá más una sonrisa desde el fondo del corazón...

Mis días... tranquilos, lentos, a veces desperdiciados. Podría estar más feliz, pero algo se me escapa. Quizá va siendo hora de obsequiarle a mi alma una nueva hermosa historia de amor, aunque no he encontrado ninguna en las vitrinas de los almacenes, ni en los estantes de la biblioteca, ni debajo de mi cama... A ver cuándo aparece, a ver si me trae un cargamento de energía nueva!

Estaré esperando tu suspiro... Cuídate, desde acá, te lleno de abrazos y besos!

Literófilo hat gesagt…

Bueno eso suele apsar, pero la soeldad que describís Marieta linda, auch...

maleza hat gesagt…

como esribe hector abad, a veces la vida nos manda presagios de trsitezas que no sabemos interpretar. Tu ya sabes que paso el dia que leí este post.
te quiero

Marieta hat gesagt…

AMÓNIMA: si a veces la tristeza ronda...se va envolviendo como un ovillo de lana sobre las patas de la mesa. Esas gafas, que fueron de cierta forma, la última vez que la vi, me recuerdan a una mujer que amé, con todo mi corazón y que por cosas de la vida ya se fue...
de vez en cuando la recuerdo, siento su aliento y sólo puedo perderme en un ma r de lágrimas. Pero si, como tú lo dices, las sonrisas también las luzco, más por estos días que el amor hacia un hombrecito me acompanna.

Desperdiciados? sé a qué te refieres! yo también pierdo muchísimo tiempo...bueno en realidad debería preguntarme !ué es perder tiempo? en realidad existe una pérdida de éste? hmmmm qué dices tú?

Si!!! deja que las cosas lleguen...y cuéntame cuando ese regalo haya llegado...me emocionaría saber que estás enamorada...pero no nostálgica...simplemente perdida en una nueva historia. Deja que llegue solo...deja que fluya. Por ahora obsequiémonos estos lindo moemntos si?
Abrazos querida mía!

LITERÓFILO: qué rico tenerte por aquí nuevamente...espero que la vida te esté regalando mucha creatividad. Pasaré pronto por allá. Besos

MALEZA: si, sé lo que pasó...y por eso guardemos silencio...