Dienstag, Dezember 12, 2006

Aquellos que así se decidieron, al partir

"La fiebre de un sábado azul
y un domingo sin tristezas.
Esquivas a tu corazón
y destrozas tu cabeza,
y en tu voz, sólo un pálido adios
y el reloj en tu puño marcó las tres.
El sueño de un sol y de un mar
y una vida peligrosa
cambiando lo amargo por miel
y la gris ciudad por rosas
te hace bien, tanto como hace mal
te hace odiar, tanto como querer y más.
Cambiaste de tiempo y de amor
y de música y de ideas
Cambiaste de sexo y de Dios
de color y de fronteras
pero en sí, nada más cambiarás
y un sensual abandono vendrá y el fin.
Y llevas el caño a tu sien
apretando bien las muelas
y cierras los ojos y ves
todo el mar en primavera
bang, bang, bang
hojas muertas que caen,
siempre igual,
los que no pueden más
se van."

Kommentare:

AL BERTSUITE VERGARABAT hat gesagt…

Cuando recuerdo esta canción, casi siempre sobrevivo al mencionado viernes 3am, y hasta me banco el sábado a la mañana. sin embargo, las horas empiezan a pasar y el sábado a la tarde, ya se me empieza a romper todo. El domingo a estas horas ya se me fueron los libros, los lápices, las macetas, las botellas, todo, y entonces digo todo a la mierda! Y Pienso... acaso no hay NADA QUE HACER? Nada! cuando se agotan los amigos, se agotan los paseos, se agotan las siestas, se agotan las facturas con mate, se acaba la guita, mi vieja no me contesta y no juega River, no hay tenis por t.v, cuando nadie mete un post nuevo en su blog, cuando el tiempo se detiene....¡nunca se termina el domingo!? Y es ahí donde cambio el Viernes 3am por Confesiones de invierno, entonces canto“Solamente muero los domingos y los lunes ya me siento bien”! Aguante Mapi, Aguante corazón.

Ary hat gesagt…

huhhh hace poco estaba escuchando esto, en algun momento nos vamos, y volvemos, el vicio es volver.